La resiliencia como virtud

¿Qué es la resiliencia?

Es renacer de las cenizas, es resurgir de una gran pérdida, quiebra o duelo en una sociedad de cambio tanto, física, mental, emocional, espiritual y material. También podíamos definirla como:

la capacidad para hacer frente a las adversidades personales y profesionales SUPERANDOLAS mediante la INTEGRIDAD y las CONDUCTAS EFECTIVAS, saliendo fortalecidos y transformados

¿Qué recursos tengo que utilizar para ser resiliente?

Lo primero será reconocer y aceptar que las necesidades fisiológicas (seguridad, pertenencia, reconocimiento, autorrealización y contribución) no están cubiertas. Cuando hablamos de reconocer y aceptar las necesidades fisiológicas nos referimos por ejemplo a una enfermedad o falta de apetito sexual; cuando nos referimos a las de seguridad es a la perdida laboral, desempleo o pérdida económica; cuando hablamos de la pertenencia es la ruptura de pareja o pérdida de seres queridos; cuando hablamos de reconocimiento es la falta de reconocimiento, respeto o valoración. Y cuando hablamos de la autorrealización hablamos de no estar a gusto en mi vida personal y profesional. Y, por último, la contribución hace referencia a no aportar a la sociedad algo significativo.

Lo segundo es importante tener unas buenas relaciones personales y profesionales: cuidar a la pareja, familia, amigos y relaciones profesionales, además de tener una vida espiritual muy rica.

Lo tercero como pilar importante es tener una visión: dónde me quiero ver, dónde quiero estar y qué metas son las que me quiero señalar para alcanzar mi visión.

Lo cuarto es tener una buena INTELIGENCIA EMOCIONAL Y SOCIAL, gran recurso que será como ese puente entre el apoyo de las relaciones solidas y la visión, Cuando hablamos de una buena inteligencia emocional es trabajar con las conductas negativas y transformarlas en conductas positivas, hablamos de incorporar unas grandes capacidades, y también de identificar las creencias limitantes y convertirlas en creencias potenciadoras. Luego es importante cultivar nuevas virtudes o competencias personales y profesionales, además de fortalecer nuestros valores y cultivar unos principios necesarios para construir una identidad propia que al final será nuestro talento.

Autor: Javier Mañero, Docente y fundador de Escuela de Inteligencia

Y tú, ¿Quieres aprender a ser resiliente?

 

Ponte en contacto con la Escuela de Inteligencia a través del siguiente formulario, ¡seguro que podemos ayudarte! O si lo prefieres, a continuación encontrarás los números de teléfono y dirección de la central para contactarnos:

Plaza de España,11
28008 (Madrid)
Email: info@escueladeinteligencia.com
Telef.: 91 559 33 24
Móvil: 692 113 429

Acepto los Términos y Condiciones

No Comments

Post A Comment