Tiempo para ser feliz y alcanzar tus sueños

¿El tiempo es un recurso que lo tienen los ricos, los pobres, los tontos y los inteligentes… la clave o estrategia es cómo gestionarlo. Para esto es importante:

    1. Reconocer que las personas tiramos el tiempo
    2. Aceptar que realizamos conductas inapropiadas en la forma de utilizarlo
    3. Tomar la acción correctiva para gestionar de forma más eficaz el tiempo.

Las tres cosas que más busca el ser humano son: La salud, luego el amor y por último dinero. Para todo esto son necesarios tres recursos: talento, fuerza de voluntad y tiempo. Recursos que te capacitamos desde la Escuela de Inteligencia.

Para la salud, dinero y amor es necesario que dediquemos tiempo; para capacitar el talento y fortalecer la voluntad es necesario “tiempo”, por lo tanto el tiempo es un recurso necesario. Si habláramos de las necesidades para ser feliz, serían: las fisiológicas, de seguridad, de pertenencia, reconocimiento, autorrealización y contribución. Para las fisiológicas es necesario que dediquemos un tiempo para descansar de 7 a 8 horas; luego un tiempo de alimentación de 2 horas; necesitaremos media hora, al menos, para el aseo; ya en esto utilizamos 10,5 horas. Si necesitáramos 30 minutos para deporte, ya hablaríamos de 11 horas. Luego tendremos que trabajar y para ello requerimos 8 horas. Si hay que usar transporte, sobre todo en las grandes ciudades, serían 2 horas más. Ya llevamos 21 horas y nos quedan 3 horas al día de las 24 que tenemos. Sin olvidar el tiempo dedicado a las relaciones con la familia y amigos. También habremos de sacar algo de tiempo para aprender y para la contribución, por lo tanto es muy importante gestionar el tiempo para poder cubrir todas las necesidades.

Algunas veces me puedo sentir estresado, agotado, insatisfecho, y la pregunta que tenemos que hacernos es: ¿estoy haciendo lo urgente o lo importante? Lo más seguro es que estaré haciendo lo urgente. Y ¿si estuviéramos confiados, satisfechos, seguros…? la pregunta de si estoy haciendo lo importante o lo urgente… Lo más seguro es que lo que estoy haciendo es lo importante. Por lo tanto es muy necesario que sepamos qué es importante y qué no lo es para después saber qué es lo urgente y qué no.

Para ello tendríamos que tener en cuenta el grado de importancia y para ello vamos a emplear metafóricamente “una brújula”. En la brújula tenemos cuatro orientaciones, la primera que es el NORTE se refiere a la Visión, misión y propósito. Hacia donde dirijo mi vida, donde quiero estar, que es lo que tengo que hacer y para que lo voy hacer. En cuanto al sur, hablaríamos de clarificar cual son nuestras necesidades a cubrir; En el Este hablaríamos del conocimiento de nuestras emociones y su utilización adecuada. Por último, en el oeste hablaríamos de las conductas, capacidades, creencias, virtudes, valores y dones que es lo que va a marcar nuestra vida, donde vamos y como vamos.

Si habláramos de lo “urgente” tendríamos que hablar del reloj, pues el reloj es el instrumento que nos mide el tiempo del día de 24 horas. Mientras la brújula nos mide el tiempo de nuestra vida. Por lo tanto para lo importante será necesario las 3 P ( prevenir, preparar y planificar) en cosas que son importantes y no urgentes y habrá que sacar tiempo. Aquello que sea importante y urgente habrá que ejecutarlo. Para lo urgente como tenemos el reloj será importante que identifiquemos que es importante y no es importante. Como decíamos, lo importante y urgente habrá que realizarlo y lo no importante habrá que delegarlo o pedir ayuda, sabiendo pedir o delegar. Aquí tenemos un problema, y es que más del 51 % de los directivos no saben delegar o trabajar en equipo, y más del 90 % de las personas no saben pedir desde la asertividad.

También habrá actividades que no son importantes ni urgentes y habrá que decir que no, otro de los temas difíciles que tenemos. Otra cuestión para la gestión del tiempo es el problema de posponer las actividades por el efecto de “dilación”, esto lo hemos aprendido a posponer porque esperamos que lo haga otro o lo hemos aprendido desde la infancia. Esto nos lleva a las consecuencias de falta de confianza e incapacidad para lo toma de decisiones. Nos puede ayudar el priorizar, qué es lo importante y no lo es, después planificar las actividades y desarrollarlas en pequeñas acciones, sin olvidarnos de tomar conciencia cuando es el momento del día más óptimo.

Tu eres dueñ@ de tu tiempo, utilízalo bien.

Autor: Javier Mañero. Fundador y director de la Escuela de Inteligencia.

¿Quieres potenciar tus talentos?

 

Ponte en contacto con la Escuela de Inteligencia a través del siguiente formulario, ¡seguro que podemos ayudarte! O si lo prefieres, a continuación encontrarás los números de teléfono y dirección de la central para contactarnos:

Plaza de España,11
28008 (Madrid)

info@escueladeinteligencia.com
Telef.: 915 593 324
Móvil 1: 676 024 196
Móvil 2: 659 356 748

Interés:

Acepto los Términos y Condiciones

No Comments

Post A Comment